El joven saxofonista Manu Brazo, considerado una de las jóvenes estrellas del panorama musical británico, se alía a unos de los referentes mundiales de la ópera: el director de la compañía DIVA ÓPERA Bryan Evans.

Juntos proponen un programa inspirado en las óperas que Bryan ha interpretado por todo el mundo, pero esta vez contando con la voz del saxofón.